Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información X Cerrar

Gato de plastilina.
Gato de plastilina.

Gato de plastilina

Un gato de plastilina. En pocos minutos y siguiendo unos sencillos pasos, tendrás tu gato de plastilina.

    Un gato es uno de los primeros animales que llama la atención de los niños. Es un animal doméstico que se encuentra en muchos hogares y por lo tanto es muy conocido y también generalmente muy querido por los niños. Vamos a aprender a hacer un gracioso gato de plastilina. Nosotros hemos elegido el color marrón claro, pero evidentemente podemos hacerlos del color que queramos. El gato de plastilina que queremos hacer podemos después conservarlo como elemento decorativo y por tanto puede ser del color que nos apetezca o del color que mejor quede para lugar de la casa donde queramos colocarlo. Podemos hacer por tanto un gato de plastilina rojo, azul o verde... no pasa nada.

1.- En primer lugar haremos un churro grueso de plastilina, de unos 7 centímetros. El cilindro será a nivel de diámetro semejante a un puro, y constituirá la parte principal del cuerpo. De este churro saldrán las extremidades anteriores y posteriores del gato de plastilina.

2.- Este cilindro, como hemos comentando, es la principal parte del cuerpo del gato. Ahora deberemos curvarlo y debemos abrir por la mitad ambos extremos del cilindro para formar las dos extremidades anteriores y posteriores. Seguramente deberemos desechar plastilina del cilindro, ya que las extremidades no pueden ser muy gruesas, sino más bien finas. Las extremidades anteriores tocaran en toda su longitud el suelo, mientras que las extremidades de delante solo tocaran el suelo por la punta.

3. Debemos de curvar bien el cilindro, para que el gato tenga una figura lo más parecida posible a la realidad y las extremidades, como hemos comentado no deben contener mucha plastilina, pues deben de ser más bien finas, por lo que deberemos ir sacando plastilina del cilindro. La plastilina que nos sobre deberemos ir guardándola pues todavía debemos de hacer dos piezas importantes del gato: la cabeza y la cola. Pasemos a explicar como realizaremos la cabeza del gato.

4.- La forma de la cabeza del gato es muy importante, quizás lo más importante para que nuestra figura de plastilina se parezca lo máximo posible a un gato y no a otro animal. Para ello deberemos amasar una bola e ir aplastándola y moldeándola para que finalmente tenga mucho parecido a un gato. Deberemos además extraer de la cabeza dos salientes que resultaran ser las orejas del gato. Una vez tengamos la forma de la cabeza bien moldeada, deberemos colocar dos pequeñas bolitas aplastadas de color negro para los ojos. Bajo los ojos deberemos de colocar tres bolitas blancas , dos arriba y una abajo, y una vez colocadas aplastarlas para formar la boca del gato. De las dos bolitas blancas de arriba deben de partir unos finísimos hilos blancos de plastilina que formaran el bigote del gato. Cuanto más finos sean los bigotes del gato, mejor te quedarán, así que deberás esmerarte para hacer con la plastilina hilitos de color blanco si que se te rompan. Una vez tenemos la cabeza montada, con sus ojos, boca y bigotes, solo deberemos unirla a la parte del cuerpo del gato ya construida.

 

5. - No, no nos hemos olvidado del rabo del gato. Será un simple cilindro que podremos colocar en la posición que queramos. Nosotros hemos elegido que adopte la forma de asa, es decir, que en su extremo final toque el lomo del gato, pero si a ti te gusta, pues colocarlo en la posición que más te guste. Y... ¡ya está! Ya tenemos a nuestro gracioso gato de plastilina. No ha sido nada difícil.

    Bueno, no te garantizamos que sea cariñoso, ni que diga miau. Pero sin duda, este graciosos gato de plastilina parece auténtico.

 

 

 

 


Plastilina. Gato de plastilina. Contador-visitas Lecturas: 5921

Web